• image
  • image
  • image
  • image
Thursday, 31 July 2014
  • 1
  • 2
Kofi Annan: ONU no mediará. Kofi Annan, Secretario General de la ONU, dice que no mediará en conflicto colombiano. Cumplirá una labor de buenos oficios. "Los colombianos deben r...
ORIGENES DEL CONFLICTO COLOMBIANO ORIGEN DEL CONFLICTO. ANÁLISIS DEL ORIGEN Y CAUSAS,  PROCESO Y POSIBLES ESTRATEGIAS PARA SU SOLUCIÓN Por Néstor-Hernando Parra, en Valenc...
Policía, a cuidados intensivos Policía colombiana, a cuidados intensivos Guillermo Pérez Flórez Periodista y analista político La credibilidad de la Policía Nacional está en su n...
Información de Prensa DOCUMENTOS RELACIONADOS CON EL PROCESO DE DESMOVILIZACIÓN CON LOS PARAMILITARES EN COLOMBIA   Gobierno declara abierto proceso de diá...
EL ARSENAL SECRETO CON ESPAÑA Se consolida acuerdo de ayuda militar El arsenal secreto con España Primer país de la Unión Europea que respalda militarmente a Colombia...
RETIRAN GENERAL DEL EJERCITO Noviembre 18 de 2003Por mal uso de gastos reservados, el Gobierno retiró del servicio al general Jorge Pineda Carvajal. El oficial era comandante de ...
EL PODER DE LOS AUSENTES EL PODER DE LOS AUSENTES Se impone una nueva realidad: Colombia es país de emigrantes. Por: Daniel Samper Pizano Con ocasión del Referendo se inscribieron 178.62...
ENTREVISTA CON GARZON ENTREVISTA DE EL TIEMPO A LUCHO GARZÓN, ALCALDE ELECTO DE BOGOTÁ, D.C. El alcalde electo de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, afirma que el Presidente es ...
LA GOBERNABILIDAD SOSTENIBLE LA  GOBERNABILIDAD  SOSTENIBLE Por Néstor-Hernando Parra PALABRAS EN EL LANZAMIENTO DEL LIBRO ?ENTRE LA DEMOCRACIA Y LA BARBARIE?, Hotel ...
Las sonrisas de la muerte LAS SONRISAS DE LA MUERTE Felipe Zuleta   Las sonrisas de los paramilitares reinsertados esta semana, no son ciertamente las que tenían en sus...
DESDE EEUU, HISPANOS ENVIAN REMESAS POR 23 MIL MILLONES HISPANOS ENVIAN US$ 23,000 MILLONES A AMERICA LATINA Y EL CARIBELos inmigrantes de todo el mundo residentes en Estados Unidos enviaron el año pasado 2...
CENTRO AMÉRICA NO SOBREVIRÍA SIN REMESAS SIN REMESAS CENTROAMERICA SE IRIA A LA BANCARROTA EN TRES MESES 'Si cortas ese flujo de remesas a El Salvador, Guatemala y Honduras estos se irían a ...
REMESAS EN AMÉRICA LATINA LLEGARON A 32 MIL MILLONES DE DÓLARES REMESAS A AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE LLEGARON A 32.000 MILLONES DE DÓLARES EN EL 2002, DICE FONDO DEL BID Los inmigrantes latinoamericanos y caribeño...
BID CELEBRARÁ REUNIÓN EN ECUADOR PARA EVALUAR IMPACTO DE LAS REMESAS FONDO MULTILATERAL DE INVERSIONES DEL BID CELEBRARÁ EN ECUADOR CONFERENCIA SOBRE IMPACTO DE REMESAS EN LA REGIÓN ANDINA El Fondo Multilateral de Inve...
UNION EUROPEA CONDICIONA AYUDA UNION EUROPEA CONDICIONA AYUDA A COLOMBIA AL DESEMPEÑO EN DERECHOS HUMANOS Tomado de El Tiempo Si se cumplen las recomendaciones de Nacion...
CONTRALOR DESNUDA REFORMA TRIBUTARIA CONTRALOR GENERAL CRITICA PROYECTO DE REFORMA TRIBUTA Tomado de El Siglo, 3 diciembre de 2003. ADVERTENCIAContralor ?desnuda? reforma tributariaPor ...
CONTINUAN BIEN LAS RELACIONES CON ESTADOS UNIDOS CANCILLER ASEGURA QUE LAS RELACIONES CON ESTADOS UNIDOS SON BUENAS FUERA DE LOS MICROFONOS Tomado de Globovisión, 3 de diciembre de 2003 El Cancil...
CHÁVEZ CUESTIONA AL SECRETARIO GENERAL DE LA OEA CHÁVEZ CUESTIONA A GAVIRIA COMO OBSERVADOR DE LA RECOGIDA DE FIRMAS Tomado de AFP, 3 de diciembre de 2003   El presidente venezolano, Hugo Ch...
ENTREVISTA CON CESAR GAVIRIA "EL RESULTADO TIENE UNA ALTA LEGITIMIDAD" ASEGURA SECRETARIO GENERAL DE LA OEA EN ENTREVISTA CON LA BBC BBC Mundo, 1 de diciembre de 2003 ¿Cómo está...
LA DOCTRINA OCULTA DEL EJÉRCITO MANUAL DEL EJERCITO REVELA FUNCIONES DE GRUPOS CONTRASUBVERSIVOS Agenciaperu.com Un manual de inteligencia del Ejército que data del año 1991 revela...

  

Colombia vive una de las campañas presidenciales más reñidas de su historia, por cuenta del actual presidente Juan Manuel Santos y el opositor, Oscar Iván Zuluaga quien cuenta con el apoyo del ex mandatario   Álvaro Uribe Vélez.

                         

 

 

alt

Mauricio Jaramillo-Jassir

Politólogo

Profesor de la Universidad del Rosario y de la Escuela Superior de Guerra, en Bogotá Colombia

 





 

La primera vuelta resultó favorable para Zuluaga quien contra la mayoría de pronósticos obtuvo la mayoría simple del total de votos. Esto sirvió para que la mayoría de sectores alertaran sobre la eventual llegada de la extrema derecha al poder en Colombia. Incluso, algunos analistas han sugerido que detrás de todo está el pulso entre el uribismo, y el santismo.

El primero considera que el segundo lo traicionó pues designó en algunos ministerios a figuras públicas en francas polémicas con el expresidente Uribe. Tal fue el caso de Germán Vargas Lleras hoy fórmula vicepresidencial de Santos, Rafael Pardo, y María Ángela Holguín. Todos y por diversos motivos habían tenido serias divergencias con Uribe Vélez. De suerte que buena parte de la campaña ha transcurrido entre insultos y ataques, pero con la segunda vuelta en el panorama las opciones se han despejado. Así, los colombianos han podido ver un debate menos agresivo, y más programático y las diferencias de fondo se ven mejor.

Por otra parte, en la carrera hacia la presidencia las alianzas han sido esenciales, y por eso, Zuluaga tiene hoy el apoyo de la candidata del Partido Conservador, Marta Lucía Ramírez, quien obtuvo la mayor cantidad de votos después de Zuluaga y Santos. El actual presidente, por su parte, tiene además del apoyo que recibió durante su gobierno de los partidos Liberal, Cambio Radical y el Partido de la Unidad Nacional, la simpatía de Clara López, candidata del Polo Democrático Alternativo, movimiento de la izquierda. A su vez, es relevante traer a colación el apoyo del ex presidente Belisario Betancur Cuartas, quien se había mantenido al margen de las polémicas entre aspirantes a la presidencia. Valga recordar que Betancur es pionero en materia de procesos de paz con guerrillas, porque a comienzos de los ochenta emprendió un ambicioso esquema de negociación que produjo algunos resultados, que aunque modestos son representativos.  

Con esto en el horizonte, Santos tiene una ligera ventaja que se empieza a percibir en las encuestas que le dan entre tres y cuatro puntos por encima de su contendor. Al margen del resultado, esta elección presidencial define sólo una parte de la gobernabilidad, pues desde ya se puede visualizar un mandato lleno de divisiones y fragmentaciones desde el Congreso y diversos sectores políticos con efectos en la cohesión nacional. De salir reelegido habría una presión de enromes magnitudes para  avanzar en la paz, derrotero de su campaña. Manejar esas expectativas no será fácil. En contraste, con una eventual victoria de Zuluaga el país volvería la retórica de confrontación interna y regional.  

Al margen de ese resultado, será difícil recomponer el país con semejantes niveles de polarización. En esos consiste precisamente el riesgo de una democracia que sólo se vive en momentos electorales.

 

       

 

El día domingo 25 de mayo de 2014 se llevó a cabo en Colombia la primera vuelta de la elección presidencial para el período 2014-2018.

 

 

 

 

 

alt

Gonzalo Palau Rivas

Economista

Profesor de la Universidad del Rosario, Bogotá Colombia








 

A esta contienda se presentaron cinco aspirantes encabezados por el mandatario actual Juan Manuel Santos, quien haciendo uso de las facultades contempladas en la Constitución Política, desea ser reelegido con el fin de cumplir con varios de los compromisos adquiridos en su primera elección pero que por muchos factores no han podido ser convertidos en realidad.

Cada vez que se presenta una contienda electoral – y esto no es exclusivo de Colombia-el tema económico es tal vez el que más controversia suscita y determina la decisión de los electores. En este caso concreto por el contrario, las diferencias entre los cinco aspirantes en materia económica fueron muy pocas y no fueron factor preponderante en la toma de la decisión. De las cinco candidaturas, cuatro de ellas estuvieron claramente enmarcadas dentro de lo que modernamente se conoce como  el modelo neoliberal, inspirado en el Consenso de Washington de los años noventa. No es casual que tanto el presidente Santos como su principal competidor Oscar Iván Zuluaga, regentaron en épocas recientes el ministerio de Hacienda y lo hicieron justamente en dos coyunturas bastante críticas. Santos en plena crisis de América Latina a finales del siglo pasado y Zuluaga en el 2009, apenas se hicieron ostensibles los efectos en la región de la crisis financiera de Estados Unidos y Europa. A ambos se les reconoce –más allá de las inclinaciones o preferencias políticas de cada uno- el haberse desempeñado exitosamente en medio de esas dificultades.

La única propuesta política y económica abiertamente en contravía de los cánones ortodoxos y tradicionales estuvo representada por la candidata Clara López a la cabeza del movimiento político llamado Polo Democrático, el cual desde su creación ha sido abiertamente opuesto a elementos claves del neoliberalismo, tales como los tratados de libre comercio, la atracción a la inversión extranjera, la libertad de mercados, la flotación del tipo de cambio y las privatizaciones, para no citar sino algunas de sus principales características.

El resultado de las urnas en la jornada del 25 de mayo, finalmente no consagró un ganador definitivo pues ninguno de los candidatos obtuvo la mayoría necesaria de más del 50%, requisito previo para ser ungido como nuevo presidente de la nación. Lo importante de este ejercicio es que la segunda votación, a realizarse el 15 de junio, se circunscribirá a los dos aspirantes que mayor respaldo tuvieron en la primera vuelta: Zuluaga con el 29% Y Santos con el 25%. Se plantea nuevamente el interrogante acerca del papel que va a jugar la economía en esta última y definitiva prueba.

Como se mencionaba anteriormente, todo parece indicar que esta vez el tema económico va a ser opacado y desplazado por la diferente mirada que cada uno de los dos contrincantes tiene sobre la estrategia a seguir frente al accionar de la subversión encarnada por la cincuentenaria guerrilla de las FARC. El  mandatario actual se está jugando todo su futuro y de paso el del país, a obtener un resultado concreto y visible al término de las negociaciones que desde mediados del 2013 vienen celebrando los representantes del gobierno con los representantes del movimiento subversivo.

Por el contrario el candidato Zuluaga, fiel a los postulados de su mentor político el expresidente Alvaro Uribe, ha recogido un sentimiento bastante generalizado dentro de la opinión pública, que se declara en contra del proceso de negociaciones, bien porque considera que la única forma de acabar con ese movimiento es por la vía del poderío militar o porque aun siendo favorable a un eventual proceso de paz, considera que tal como se está llevando el actual en la ciudad de la Habana, no va a producir los efectos esperados y anhelados por el gobierno y sus simpatizantes.  

Este va ser el gran debate en el transcurso de las tres semanas que median entre la primera y la segunda vuelta.  En materia económica son mucho más los consensos que los disensos y esto de alguna manera les da un parte de tranquilidad a los observadores internacionales y a las vilipendiadas pero indispensables calificadoras de riesgo. De hecho, JP Morgan recientemente recomendó a sus clientes en el exterior invertir en bonos de deuda pública del gobierno colombiano, a pesar de la incógnita electoral. Producto de esta recomendación, se ha generado un aumento importante en la inversión extranjera de portafolio, lo que conlleva desafortunadamente a una apreciación del peso colombiano frente al dólar y su indeseable efecto sobre la pérdida de competitividad de los productos de exportación nacionales.

Muy seguramente, dilucidada la encrucijada electoral, la economía volverá a ocupar el primer plano del debate nacional.


 




Piropolítica es la tendencia de algunas entidades       estatales, o del Estado en su conjunto, a intimidar, perseguir y condenar al opositor, hereje o disidente a la hoguera, esto es, al escarnio, al ostracismo o a la cárcel.                                                                             

 

torrijos-vicente






Vicente Torrijos

Economista

   Profesor de la Universidad del          Rosario, Bogotá Colombia                                                                                                                

 

Usualmente, este proceso impositivo se basa en un autoritarismo manifiesto que se exhibe con desaforada arrogancia pues solo haciendo derroche del abuso es como se puede propagar el temor entre quienes osan desviarse de las líneas maestras del pensamiento oficialista.

La primera tarea del piropolítico ( inquisidor, insidiador, denostador ) es la de sacralizar procesos ( como el de La Habana ) para anular la voz contraria, asegurarse luego el control del empresariado y terminar ganándose el favor de la mayoría de medios informativos gracias a irresistibles prebendas.

De tal manera, la pirotecnia política termina creando un clima de unanimismo y uniformidad, es decir, un totalitarismo de baja intensidad lo suficientemente flexible como para ejercer control social absoluto sin necesidad de disparar, pero conservando lubricados los mecanismos de incriminación, sindicación y apresamiento.

Por tal razón, cuando las voces de la oposición se crecen, obtienen amplísimo apoyo electoral y empiezan a gozar de amplia aceptación en las encuestas poniendo en peligro la perpetuación en el poder, el absolutismo recurre a la cacería de brujas, la satanización y el estigma.

Empezando por el lenguaje ideológico, por supuesto, ya que es necesario condenar el pensamiento crítico mediante el etiquetaje, es decir, la identificación del otro como origen de todos los males ( "enemigo de la paz", "de la revolución", "del partido-Estado" ) y la utilización de los consabidos apelativos de posguerra : "nazi", "fascista" o "peón del imperialismo".

En resumen, el régimen amedrentador se las arregla para enfilar todos los recursos del Estado contra aquel sector que, escapándosele del redil, le plantea a la sociedad un modelo potencialmente distinto, exitoso y victorioso, más aún, si esa opción se basa en los valores esenciales de la democracia : seguridad, no impunidad y renuncia a la violencia.

Lo cierto es que en todos los casos el régimen despótico, fiscalizante y asediador termina consumiéndose en sus propios miedos y contradicciones mientras un futuro luminoso se abre para quienes luchan contra el terror y se oponen firmemente a que el país caiga en manos del colectivismo bolivariano y la cubanización.

 


  

 

Faltando menos de un mes para los comicios presidenciales, poco o nada ha cambiado en la correlación de fuerzas entre los distintos candidatos que aspiran a ejercer la jefatura del estado y del gobierno en Colombia, entre 2014 y 2018.

 

                         

 

 

alt

Mauricio Jaramillo-Jassir

Politólogo

Profesor de la Universidad del Rosario y de la Escuela Superior de Guerra, en Bogotá Colombia

 





 

La única modificación consiste en el repunte en las encuestas de Oscar Iván Zuluaga quien ahora aparece como candidato para la segunda vuelta, en la que de acuerdos a los sondeos, sólo llegaría el representante del Centro Democrático y Juan Manuel Santos. 

No obstante, lo más probable es que para la segunda vuelta los dos candidatos que terminen disputándose la presidencia sean, el actual mandatario, y Enrique Peñalosa, exalcalde de Bogotá y líder del Partido Verde.  

¿Qué motivos darían cuenta de un ascenso de Peñalosa para la segunda vuelta por encima de Zuluaga  y del resto de aspirantes a la presidencia? 

La respuesta reside en el siguiente cálculo; hasta el momento el candidato con más opciones es Juan Manuel Santos, cuyos porcentajes de favorabilidad se sitúan alrededor del 30 por ciento.

Le sigue Oscar Iván Zuluaga con aproximadamente 17 o 19 por ciento, y luego aparece Enrique Peñalosa con 16 o 18 por ciento. Lo que llama la atención es el alto número de indecisos y de partidarios del voto en blanco, que llegan a un 30 por ciento.

Con estas cifras en mente vale recordar lo siguiente: normalmente las personas que simpatizan con el voto en blanco son calificables como electores que deciden según el denominado voto de opinión, que seguramente favorecerá a Peñalosa. 

Éste, junto a Clara López, del Polo Democrático y la Unión Patriótica, es el candidato que más opciones tiene de ganar este segmento de votantes potenciales. Las campañas del Partido Verde y de la izquierda dependen menos de maquinarias y más de los perfiles de sus líderes como políticos que basan su atractivo en la preparación, más que en sus partidos. 

El resto, incluido Santos, depende en extremo del aparato partidista. Por ende, es probable que en la medida en que se acerque el 25 de mayo, fecha de la primera vuelta, un mayor número de personas abandone el voto en blanco y se termine decidiendo por el ex alcalde de Bogotá y por López.

Esto hace pensar en una segunda vuelta, muy disputada entre Enrique Peñalosa y Juan Manuel Santos, en la que probablemente se impondrá el actual mandatario vigorizado por el proceso de paz en La Habana que genera ilusiones en los colombianos, a pesar del justificado escepticismo frente al mismo. A Peñalosa le terminarán criticando su perfil de tecnócrata, y la poca experiencia en política nacional.

Al margen de lo que venga, estas elecciones estarán marcadas por las sorpresas y porque por primera vez en mucho tiempo, el voto de opinión será fundamental en el paso de primera a segunda vuelta.

 

       

 

El Plan de Desarrollo del actual gobierno (2010-2014), que está próximo a culminar su vigencia, independientemente de que el presidente Santos sea reelegido o no, contemplaba cinco grandes estrategias de crecimiento económico: Estas cinco estrategias fueron familiarmente denominadas como las cinco locomotoras, muy a pesar de que Colombia es uno de los pocos países del mundo en los cuales el tren o ferrocarril ha sido abandonado como medio de transporte masivo.

 

 

 

 

 

alt

Gonzalo Palau Rivas

Economista

Profesor de la Universidad del Rosario, Bogotá Colombia








 

Estas cinco locomotoras son: minería, vivienda, agricultura, inversión en ciencia y tecnología y finalmente obras de infraestructura. Esta última -de las cinco enunciadas- es talvez la menos desarrollada y la que menos ha tenido aplicación por un sinnúmero de factores, muchos de ellos no propiamente de índole económica, tales como trabas en los procesos licitatorios o desmedidas exigencias en el marco de las licencias ambientales.

Que Colombia está muy mal en materia de infraestructura es algo que ya ha sido suficientemente analizado y diagnosticado. “Gracias” a una geografía y a una topografía muy variada y pintoresca, sumado ello a una arraigada deficiencia en el diseño y ejecución de políticas de inversión pública, la situación de atraso es inocultable. Está demostrado que en este país resulta más costoso transportar mercancías desde su lugar de producción al puerto de embarque, que desde este último al país de destino.

Frente a esta evidencia, nada más deseable que llegue a ser realidad y que además produzca los frutos anhelados el Plan de Inversiones conocido como de cuarta generación, y que está previsto ejecutar de aquí al año 2034. Dentro de este plan está contemplada la construcción de más de sesenta carreteras –todas ellas de doble calzada- en diferentes puntos del territorio nacional, el cual para estos efectos ha sido dividido en siete grandes regiones en función de las características geográficas de cada una de ellas. El valor total de este conjunto de proyectos es del orden de los $270 billones, algo así como el 40 del PIB total a precios de hoy.

Los beneficios directos que se esperan alcanzar en la medida en que toda la estrategia vaya evolucionando y consolidándose arrancan con importante ahorro en tiempos de viaje, reducciones significativas en los costos de las operaciones vehiculares, beneficios ambientales debido a los menores costos de operación vehicular y por lo tanto menores emisiones de CO2 al disminuir el uso de combustibles fósiles.

De igual forma con el ambicioso plan de inversiones en infraestructura se espera cerrar la brecha de infraestructura existente y mejorar de manera importante los niveles de competitividad frente al resto del mundo. Con la participación directa del sector privado en las llamadas APP (asociaciones Público-Privadas) el estado podrá optimizar de mejor manera el uso de los recursos del presupuesto nacional y por último pero no menos importante, incentivar iniciativas de inversión de la empresa privada que sean consistentes con los planes de desarrollo y las distintas políticas sectoriales.

En este aspecto, el Plan Nacional de Desarrollo “define el mejoramiento de la capacidad de la infraestructura física como una de las estrategias para el fortalecimiento de la competitividad nacional a través de la consolidación de los corredores de comercio exterior que  conectan los corredores de comercio exterior que conectan los principales centros de producción y con sumo con los puertos marítimos”.

[ • Plan Nacional de Desarrollo, “Prosperidad para Todos”. ]

Para citar un solo ejemplo, hoy por hoy una tractomula cargada de productos de exportación puede gastar hasta 48 horas en el trayecto entre la sabana   Bogotá y el puerto de Buenaventura, situado sobre el océano Pacífico y eje primordial del futuro desarrollo de la Alianza del Pacífico, suscrita y promovida por los gobiernos de Perú, Chile, México y Colombia. Con la infraestructura desarrollada en las próximas dos décadas este mismo recorrido no debería tomar más de ocho horas de duración.

Si a todo este panorama alentador, le adicionamos el anhelado propósito de superar la situación de conflicto interno que Colombia ha vivido de tiempo atrás, pues resulta redundante cualquier comentario acerca de las grandes transformaciones en las circunstancias y condiciones que deberán vivir y conocer las futuras generaciones de este prospero pero convulsionado país. 


 

 

Las opiniones que en este portal se publican son responsabilidad de sus autores y no tienen por qué reflejar el pensamiento de las directivas de CIDAN
Diseñada por: TWS